Uno de cada cinco profesionales no se levanta de su mesa

Más de una quinta parte de los trabajadores (22,4 por ciento) pasan prácticamente toda su jornada laboral en su puesto de trabajo sin tomar los recomendables descansos, según los resultados hallados por un estudio.

La consultora británica Ambius ha encuestado a 1.258 trabajadores en puestos de oficina para arrojar luz sobre sus hábitos en el entorno de trabajo.

Los investigadores encontraron que muchos de ellos nunca abandonan su mesa a lo largo de su jornada laboral.

A esto se suma la percepción creciente del estrés, de modo que uno de cada tres admite sentirse mucho más estresado de lo que estaba hace un año.

Los resultados de esta encuesta son mucho más que preocupantes, ya que de ellos se deriva una realidad que no hace más que acentuar y empeorar todos los síntomas a los que nos podemos ver sometidos en relación con el estrés laboral.

No tomar un descanso es muy perjudicial para la salud de una persona y su bienestar. Todo el mundo necesita tomarse un pequeño descanso, desconectar de su puesto de trabajo al menos una vez al día y aprovechar momentos para salir a dar un paseo, tomar un poco de aire fresco y darse un poco de espacio, algo que siempre es bueno para el cuerpo y la mente, sobre todo a ser posible, si se puede realizar en un parque o espacio verde.

Los responsables de Recursos Humanos deben asumir también su responsabilidad a la hora de velar por el cumplimiento de unos mínimos en cuanto al hábito de tomar ciertos descansos de manera regular.

Esto, que puede parecer contraindicado o fuera de lugar en un momento en que las empresas están bajo mucha presión, es una medida que ha sido ampliamente probada como compensatoria en términos de compromiso y productividad.

El estrés laboral, la depresión o problemas ligados a la ansiedad son ya una de las causas principales de bajas laborales y suponen un alto coste tanto en términos cuantitativos como sobre todo en términos cualitativos.

Una adecuada política de preocupación real por el estado de estrés del capital humano de nuestras empresas redundará en beneficios para todos, tanto a corto plazo, por la mejora del clima laboral y la reducción de bajas y absentismo, como a largo por la consecución de una mayor confianza, compromiso y motivación por parte de quienes, especialmente durante esta dura etapa que nos toca vivir, son los que realmente tienen que aportar todas sus capacidades para poder afrontar con garantías los exigentes obstáculos a los que nos vemos sometidos en el día a día.

 

Programa específico: Nascia Profesional

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *