Tres técnicas caseras para reducir la ansiedad

La ansiedad es un estado que se caracteriza por miedo a lo que puede ocurrir, provocando síntomas físicos como taquicardia, aumento de la respiración, sudoración, tensión muscular. Aunque si es crónico o prolongado en el tiempo aconsejo ir a un especialista, aquí dejo tres técnicas que podéis usar en casa para calmarla momentáneamente:

 

–          “Terapia del no lo sé”: Si identificáis un pensamiento repetitivo de preocupación del tipo “¿y si….?”, lo mejor es dejarlo seguir, pensando o diciendo en alto “no lo sé, ya se verá”.  Nunca se sabe lo que va a ocurrir en el futuro, así que no hay que preocuparse con antelación. Ejemplo: ¿Y si me quedo sin trabajo? En vez de decirte que es una tontería o parar el pensamiento es mejor decir “no lo sé, ya se verá”

–          “Lugar seguro”. Piensa en un lugar real o imaginario que te traiga paz, tranquilidad, seguridad. Descríbelo en tu imaginación con todos los detalles, intentando sentir que sentirías con cada uno de tus sentidos si estuvieras realmente allí. Quédate en él hasta que te encuentres mejor.

–          “Los cuatro elementos”: Tierra, frota los pies contra el suelo y las manos contra alguna superficie, siente, sólo siente. Agua: crea y traga saliva. Aire: haz respiraciones lentas y profundas. Fuego: el fuego de tu imaginación, puedes traer el lugar seguro o cualquier otra imagen que te traiga paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *