Tienes un e-mail…¡Peligro de estrés!

Tienes un e-mail…¡Peligro de estrés!

Los correos electrónicos, a pesar de toda su utilidad en el ámbito profesional y laboral, suponen a menudo una fuente importante de estrés, ya que a veces se realiza un uso bastante poco lógico de esta valiosa herramienta.

Por esta razón, a veces los mails suponen una pérdida de tiempo y de productividad, además de generar estrés adicional a nuestro día a día, menoscabando por tanto nuestra calidad de vida.

¿Por qué? Vamos a analizar esto mejor:

1) Los mails generan estrés

Son una fuente de estrés importante en nuestra actividad diaria, principalmente por:

  • Interrupción constante: la entrada de nuevos mensajes se convierte en una atracción irresistible para mucha gente, distrayéndoles continua y repetitivamente de las tareas que estén llevando a cabo.
  • Falta de claridad del remitente: mucha gente escribe emails sin ser suficientemente explícitos sobre lo que realmente quieren, lo que genera confusión en el destinatario.
  • Volumen excesivo de correos: se estima que en torno al 46% de los correos no aportan absolutamente nada ni ayudan al destinatario en su trabajo.

2) Suponen una pérdida de tiempo

Existen estudios e investigaciones que cifran en torno a 98 minutos de media el tiempo empleado por la gente en enviar y recibir emails durante la jornada laboral.

Podemos conseguir mayor productividad reduciendo el flujo de correo inútil, estableciendo una serie de estrategias para reducir las interrupciones y lograr respuestas y comunicación más rápidas y más claras.

3) Empobrece las relaciones

Muchas veces recurrimos al email para sustituir o evitar conversaciones que pueden resultar difíciles, ya que el email nos supone una forma de comunicación más fácil que el teléfono o la comunicación personal.

No hablamos de videoconferencias, sino de mandarle un mail a la persona que tienes a dos metros, en lugar de comentarle el asunto en cuestión…¡y eso pasa! Es el llamado “e-mail tenis”, un deporte en el que nos lanzamos sucesivamente el mismo email con variaciones mínimas, estableciendo a veces una auténtica “conversación de besugos”, pero eso sí, sin levantarnos de nuestro puesto y sin tener que hablar con nadie…

Evitando este mal uso evitaremos además malos entendidos que se perpetúan en cadenas de emails, cuando hablándolo serían situaciones rápidamente resueltas.

Una conversación corta puede perfectamente sustituir a un email largo.

Además, aumenta la interacción social dentro del lugar de trabajo.

4) Mensajes poco claros

La mayoría de la gente cree que sus mails están muy claros mientras que los destinatarios muchas veces no se enteran ni de la mitad.

¿Por qué?

Asumimos erróneamente que la otra persona tiene la misma información que nosotros.

No utilizamos el asunto o ponemos asuntos no relacionados

Faltas de ortografía, poca capacidad gramatical, redacción pobre…

Si evitamos esto, conseguiremos mails claros y concisos, que a su vez provocarán respuestas claras, concretas y por tanto comunicación más rápida sin pérdida de tiempo

Consejos para evitar el agobio de los correos:

  • Prioriza: clasifica los correos en tres grupos:
  1. Requiere acción (hablamos de algo que puedas o debas hacer en dos minutos): ponte en acción
  2. Requiere diferir la acción: no es algo que puedas solucionar ahora, así que guárdalo o clasifícalo para “atacarlo” cuando sea conveniente
  3. Es innecesario: elimínalo y a otra cosa…
  • Desactiva la alerta de recepción de correo nuevo, consúltalo cuando a ti te dé la gana o te resulte realmente necesario.
  • ¡Muévete!: Utiliza el teléfono en lugar del correo, o aprovecha para levantarte, visitar a la otra persona y mantener una conversación. Además de desconectar un momento, siempre es bueno moverse un poco!
  • Resume o prioriza lo que quieres decir en el asunto de tu mensaje, ayudarás a mejorar la organización de los correos
  • Marca límites en los horarios, no seas esclavo de tu smartphone consultando tu correo a cada momento y en todas las situaciones.

Los beneficios de reducir el estrés en tu trabajo son múltiples pero por encima de tu mejora de productividad, menor absentismo, mejor ambiente de trabajo y mucho mejor estado de ánimo, recuerda que siempre es importante entender que cuando se trata de estrés, se trata de salud.

2 comentarios en “Tienes un e-mail…¡Peligro de estrés!

    1. Hola Lucía,

      Te enviamos mucho ánimo y ya sabes que hay solución para tu estrés. Solo tienes que contactar con nosotros y seguir nuestro Método, podrás cambiar tu vida y Recuperar el control, que es nuestro lema:)

      Gracias por comentar, saludos cordiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *