Tecnología, sueño y TDAH

tecnologia_insomnio_y_tdah

¿Cuánto han afectado nuestras vidas las tecnologías de la información y los medios de comunicación?

Los investigadores dicen que el adolescente “promedio” envía un total de más de 3.400 mensajes de texto cada mes (redes, whatsapp, sms, etc.) o navega por Internet siempre antes de acostarse.

¿Puede influir en la gravedad de los síntomas del TDAH de su hijo, el hecho de enviar mensajes de texto y conectarse a Internet a la hora de acostarse?

En un estudio realizado por el Centro Médico JFK de New Jersey, su autor principal, el Dr. Peter G. Polos y su equipo encontraron que más de la mitad de estos adolescentes que envían esos mensajes de texto y se conectan a la red antes de acostarse no sólo son propensos a tener problemas para conciliar el sueño, sino que además este hábito repercute en su estado de ánimo, y tienen problemas cognitivos y de conducta durante el día.

“Es significativo que estos niños estén participando en una actividad estimulante cuando deberían estar en un ambiente que promueva el sueño”, dice el Dr. Polos.

El Dr. Polos y su equipo analizaron las respuestas al cuestionario de 40 niños y jóvenes de edades comprendidas entre 8 y 22 años. Este es un grupo pequeño y los resultados deben considerarse preliminares. Sin embargo, los investigadores encontraron que los que utilizaron la tecnología electrónica a la hora de acostarse (mensajes, redes, correo electrónico, navegar, etc.) también experimentaron problemas relacionados con el sueño, como hiperactividad, dolor en las piernas e insomnio, y también tenían “una tasa alta de problemas durante el día, incluyendo déficit de atención, hiperactividad, ansiedad, depresión y dificultades de aprendizaje “, dijo el Dr. Polos.

Según la revista Medical News Today, el análisis de los datos de los cuestionarios mostró los siguientes datos:

 * El 77,5 por ciento de los participantes tenía problemas persistentes para dormirse.

* En promedio, los participantes enviaron 33,5 correos electrónicos o textos por la noche, cuando se suponía que debían estar durmiendo, y el número promedio de personas que enviaron mensajes de texto cada noche era de 3,7.

* El número medio de mensajes enviados por persona y por mes en el tiempo de sueño fue de 3.404 y ocurrió durante períodos que van desde 10 minutos a 4 horas después de la hora de acostarse.

* Entre los participantes adolescentes, cuanto más mayores eran, más tarde se fueron a la cama, y más tiempo pasaban con sus dispositivos a la hora de acostarse.

* Los niños eran más propensos a utilizar las TIC para navegar por la red y jugar juegos en línea, mientras que las niñas eran más propensas al envío de mensajes de texto y hacer llamadas de móviles.

* Las tasas elevadas de problemas cognitivos y de estado de ánimo durante el día estaban relacionados con la falta de sueño e incluyeron sueño TDAH, ansiedad, depresión y dificultades de aprendizaje.

* Hubo también mayores tasas de problemas durante la noche, como hiperactividad, dolor en las piernas y el insomnio.

El Dr. Polos y sus colegas concluyeron que el uso de las Tecnologías de la Información y medios de comunicación a la hora de acostarse puede tener “un impacto negativo sobre la higiene del sueño y la vigilia, que puede ser significativo. El sueño es algo habitual en la naturaleza, y si los niños comienzan este tipo de comportamiento, es posible que necesiten de una estimulación externa antes de dormirse más adelante en la vida”.

Dijo que esto podría dar lugar a problemas como dificultad para conciliar el sueño, descanso insuficiente, y somnolencia durante el día.

El Dr. Polos dijo que el uso de móviles u ordenadores, para hablar, para enviar mensajes de texto, navegar por Internet o los juegos, es “más adictiva, seductora e interactiva que ver la televisión”, debido a los gráficos, respuestas rápidas e interactividad.

“Cuanto antes los padres establezcan los tiempos adecuados para que los niños utilicen esta tecnología, mejor”, instó, y agregó que tal vez ellos también deben “mover elementos clave, tales como ordenadores, de la habitación de un niño a un espacio común”.

¿Por qué no aprovechar la atracción y motivación que generan las nuevas tecnologías en los niños y jóvenes, aprovechando sus ventajas y minimizando sus inconvenientes? Eso es lo que hace PlayAttention, combinando motivación, refuerzo positivo y entrenamiento efectivo de la atención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *