Seis consejos para alejar el estrés y descansar en vacaciones

Seis consejos para alejar el estrés y descansar en vacaciones

LEE EL ARTICULO EN CONSALUD.ES

A pesar de que las vacaciones deberían ser un sinónimo de relax y descanso, no siempre se consigue desconectar y alejar el estrés en un momento tan placentero. Por eso planteamos desde Nascia seis consejos para alejar el estrés y descansar en vacaciones y poder aprovechar de forma real el descanso que requieren unas buenas vacaciones.

Los especialistas en estrés y ansiedad de Nascia indican que más del 45% de las personas que se marchan de vacaciones no consiguen dejar atrás del todo al estrés que les persigue en el día a día de sus obligaciones.

¿Quieres descansar en vacaciones? Aquí tienes seis consejos útiles para alejar el estrés

En primer lugar se considera básico dejar a un lado cualquier dispositivo tecnológico durante el tiempo que se está de vacaciones. Aunque parezca mentira estar pendiente de llamadas, sean o no de trabajo, y contestar mensajes telefónicos es una manera de imponerse la ‘obligación’ innecesaria de estar al servicio de los demás y no al beneficio propio del descanso. La nomofobia, o miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil, es un problema real del que much@s no pueden huir siendo una amenaza para el descanso mental que requiere unas buenas vacaciones.

Otra de las cosas que resultan básicas para alejar el estrés durante nuestro período de descanso y que está relacionado con lo anterior es el de poder descansar de las redes sociales. Narrar cronológicamente un verano acaba resultando tan estresante que las vacaciones pueden significar una obligación más para quienes viven enganchados a sus perfiles. En este sentido existen estudios que afirman que más del 70% de las personas que se van de vacaciones subirán alguna foto en sus redes sociales en el período vacacional.

Como tercero de los seis consejos para alejar el estrés y descansar en vacaciones: es imprescindible dejar a un lado la agenda y realmente disfrutar el tiempo libre. Las vacaciones no pueden ser tampoco un motivo para el estrés como consecuencia de múltiples reuniones planeadas con amigos, familiares y otros compromisos sociales. Hay que aprender a decir ‘no’ y a hacer realmente aquello que nos apetezca sin estar sometido a una rigidez horaria, especialmente cuando queremos huir de ella.

No es menos importante, si vamos con hijos, poder dedicarse un tiempo para uno mismo o para la pareja. Cada vez en más alojamientos existen animadores sociales, guarderías y actividades con monitores para niños. Utilizar estos servicios para poder dedicarse tiempo es algo muy necesario para quien vive en familia, especialmente cuando las obligaciones laborales no están presentes. Durante el año, trabajo-casa y casa-trabajo es un binomio que potencia el estrés y si podemos, debemos dejarlos de lado durante las vacaciones.

En quinto lugar de estos seis consejos para alejar el estrés y descansar en vacaciones: no vamos a poder disfrutar del verano y la cantidad de opciones que se nos plantean en vacaciones si no logramos un descanso óptimo. Dormir bien es imprescindible para disfrutar de un día de playa, de excursión, de viajes o de planes alternativos. El insomnio es un acicate para el estrés. Por eso, intenta respetar las horas de sueño y alterando lo menos posible dichas costumbres. Evita móviles, televisión, tablets y si el problema es el calor utiliza ventiladores o aires acondicionados. Dormir al menos seis horas de calidad es el mínimo recomendable.

Finalmente, los expertos de Nascia aconsejan modificar ciertos horarios para evitar masificaciones y el agobio que ello supone. Visita la playa en horarios de tarde o primeras horas de la mañana, adelanta los horarios de comida y visita aquellos lugares en los que se prevé aglomeración entre semana en lugar del fin de semana. En definitiva, buscar alternativas.

Y por si todo esto no fuese suficiente, siempre te quedan los ejercicios de respiración que además de ayudarnos a la hora de regular nuestras variables fisiológicas van a suponer una ayuda cuando haya que contar hasta diez.