Rendimiento deportivo: Relación cuerpo-mente

Rendimiento deportivo

¿Qué influencia tiene el entrenamiento psicofísico en el rendimiento de un deportista? Qué aspectos emocionales y psicológicos debemos tener en cuenta?

Psicólogos y académicos han demostrado en muchas ocasiones la relación entre “pensamiento-emoción-conducta”. A lo largo de la historia se ha escuchado en muchas ocasiones como las batallas más grandes se llevan a cabo en el interior.

Por ello, cuando queremos alcanzar nuestros objetivos físicos y tener el mejor rendimiento deportivo  de cara a una competición o a nuestro simple desarrollo personal, siempre tenemos en cuenta aspectos como la constancia, el método, la técnica , la dieta, tener los nutrientes necesarios, seriedad… en definitiva, cuidarnos el cuerpo.

Pero entonces… ¿qué ocurre con la mente? No debemos de obviar la importancia que tiene la mente a la hora de rendir físicamente.  Cuerpo y mente (o emociones)  tienen mucho que ver entre sí y a la hora de desarrollar un deporte de competición, creando una relación circular en la cual no solo se complementan sino que la una sin la otra resultaría ser incompleta, en el sentido de que aunque estés muy entrenado físicamente y cumplas con todos los objetivos, si no eres capaz de controlar tus emociones o hacer que estas jueguen a tu favor puedes fallar fácilmente en los propósitos que te marques y viceversa.

Much@s  entrenadores y  deportistas que se auto-entrenan conocen ya la importancia de mantener todos estos aspectos incluidos en sus entrenamientos, para así mejorar las distintas capacidades físicas, ya que en los momentos que realmente cuentan, mantener el enfoque correcto así como la concentración y la reducción del estrés emocional marca la diferencia.

Teniendo claro cuáles son estas variables solo queda aprender a controlarlas a través del aprendizaje de diferentes técnicas, como el biofeedback.

Consejos para entrenar la entrenar la mente en el deporte

  • Aprender a relajarse ante momentos estresantes previos.
  • Establecer metas de forma realista, evitando la frustración.
  • Controlar el estrés que supone una situación como esa.
  • Superar los fracasos y aprender de los errores.
  • Mantener la concentración plena y controlar la atención.
  • Saber controlar los pensamientos para que influyan o no en nosotros/as.
  • Controlar la ansiedad.
  • Aprender a visualizarse en la pre-competición en una situación que nos de confianza y tranquilidad.

Más allá de estos consejos, ¿Cómo ayudamos nosotros en este aspecto? A través del programa Peak Performance del que disponemos en Nascia, medimos la actividad de los sistemas cardiovascular, respiratorio, muscular, nervioso autónomo y central para ayudar a nuestros clientes a optimizar su rendimiento y marcar la diferencia.

Si quieres saber más, no dudes en contactar con nosotros. Recuerda, la primera cita es gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *