Problemas de deglución en pacientes tras un ictus u otra lesión cerebral.Intervención con biofeedback.

La dificultad para transportar el alimento o la saliva desde la boca al esófago (disfagia) es una secuela habitual de lesiones cerebrales ( ICTUS,ACV,TUMORES) y enfermedades neuromusculares degenerativas (ELA, PARKINSON) debido a las alteraciones sensoriales, en la fuerza muscular, o neuromusculares debido a una lesión en el sistema nervioso central o en el periférico, disminuyendo así la eficacia, entendida como el aporte nutricional y de hidratación suficientes para la subsistencia humana, no obstante comer no es solo un acto de subsistencia sino un acto social, es parte nuestra cultura, la alteración del proceso deglutorio limita la calidad de vida general y aumenta las complicaciones clínicas

¿Cómo detectar los síntomas de disfagia?

Los principales síntomas de alarma son: Pérdida de apetito y de peso, exceso de tiempo al comer, tos y atragantamientos durante la ingesta de alimentos o con la saliva y pérdida de los mismos por un mal sellado labial

Desde el área de logopedia valoramos a aquellas personas que muestran  riesgo de aspiración o desnutrición mediante la prueba de deglución volumen viscosidad para identificar la pérdida de eficacia (eficacia del sellado labial, presencia de residuos orales o faríngeos y deglución retardada o en fragmentos) y la seguridad (cambios de la voz, presencia de tos, y disminución de la saturación de oxigeno); en los casos en los que sea posible se valorará mediante videofluroscopia pero al ser una prueba con un coste elevado y que realizan pocos centros sanitarios la valoración más habitual es mediante el test de volumen viscosidad.

PREVALENCIA

A lo largo de 24 horas realizamos un promedio de 590 degluciones, lo que requiere una serie de contracciones musculares independientes y coordinadas, una mala función deglutoria puede producir no solo desnutrición y deshidratación, también puede ocasionar  la obstrucción de la vía aérea superior (atragantamiento) o neumonía por aspiración

La Prevalencia de la disfagia en mayores de 60 años es entorno al 40% y en pacientes con daño cerebral adquirido afecta aproximadamente al 60%, actualmente es una patología subdiagnósticada y de la que hay muy poca conciencia.

INTERVENCIÓN

La intervención en la disfagia requiere un equipo multidisciplinar cuyo  objetivo es recuperar la función perdida con intervención especifica o bien implementar un nuevo mecanismo que remplace el anterior y permita una alimentación oral segura con técnicas de tratamiento compensatorias. En la intervención especifica que lleva a cabo el logopeda el principal objetivo es la reeducación neuromuscular de las estructuras orofaciales que intervienen en la deglución, para ello podemos cumplimentar, si el nivel cognitivo del paciente lo permite, la rehabilitación tradicional con biofeedback, técnica no invasiva que mide la actividad electrofisiológica del musculo y la devuelve al paciente con estímulos visuales y auditivos que facilitan el entrenamiento de la actividad muscular, tanto para aumentar como para disminuir dicha actividad; con biofeedback también podemos intervenir en la capacidad y coordinación respiratoria del paciente que también interfiere en el proceso deglutorio.

Contacta con nosotros en el 917705885 y conoce nuestras económicas sesiones a domicilio. www.logopedadomicilio.es

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *