¿Por qué estalla nuestro estrés?

Las causas del estrés son diferentes para cada persona. Unos se estresan por el tráfico, otros porque no encuentran trabajo, o porque tienen demasiado trabajo, por no soportar al jefe o a nuestra suegra… 😉
Muchas veces nos parece que solo nuestros motivos son lógicos y tachamos de absurdo o ilógico que los demás se estresen o tengan problemas de ansiedad por asuntos que nos parecen totalmente estúpidos, cosas que pensamos que a nosotros no nos podrían estresar…
Bien, pero esto es así: lo que estresa a los demás, no siempre es lo mismo que te estresa a ti. Y tú…¿sabes realmente qué es lo que te estresa?
El responder esa pregunta es una de las claves para poder manejar tu estrés. Piensa y reflexiona para poder identificar las situaciones que comúnmente te estresan. Este es un primer paso para poder evitarlas si se repiten o prepararte mejor para que no te afecten tanto.
Un primer paso claro para diferenciar las causas de tu estrés, es separar las que son externas de las que son internas, dado que se previenen o controlan de diferente forma.

Causas externas:
Son situaciones que te ocurren realmente, no siempre generadas por ti y que te suponen una pérdida de control, que la situación se te vaya de las manos. Entre estas están los cambios de todo tipo (no solo negativos sino también positivos), acontecimientos o situaciones que no dependen de ti.
Una reforma en casa (¿Sabías que es uno de los acontecimientos más estresantes?), preparativos para tu vida, la muerte de un ser querido, gastos imprevistos, discusiones familiares, problemas con los amigos, el trabajo, tu economía, etc. También hay acontecimientos totalmente livianos y cotidianos que pueden actuar como estímulo estresor. Por ejemplo, tener que saludar a ese vecino que todos los días te encuentras en el ascensor y con el que no te apetece hablar, o encontrar aparcamiento, ir de compras a un centro comercial, etc. Como ves, no necesariamente tienen que ser hechos objetivamente perjudiciales, simplemente son “disparadores” que hacen que estallemos y se genere un estado de estrés, ansiedad, angustia o descontrol.

Causas internas:
El estrés no siempre viene de fuera. Muchas veces, especialmente en casos de ansiedad, lo generamos nosotros mismos, con nuestras emociones y pensamientos.
Algunos “disparadores” internos pueden ser ciertas experiencias traumáticas en tu vida que no has superado, la impaciencia, la baja autoestima, sensación de miedo, negativismo, el exceso de perfeccionismo…
También la autoexigencia exagerada, la intención de querer controlarlo todo, las grandes expectativas personales no cumplidas, o el estar “enfrentado al mundo” son situaciones que sí dependen de ti en gran medida y que sin embargo muchas veces no sabemos cómo manejar, y acaban por causarnos un estado constante y continuo de exceso de activación no sólo mental, sino también física…Recuerda que todo lo que pienses y hagas tiene un reflejo fisiológico en nuestro organismo.
Además, hay ciertas etapas en la vida que naturalmente te pueden generar más estrés que otras pues son etapas de cambios fuertes, como la adolescencia o el inicio de la madurez.
Y para complicarlo un poco más, muchas veces las causas del estrés no son las que te causan el estrés.
Son tus propias condiciones las que te hacen más proclive a perder el control frente a las situaciones estresantes cuando éstas se presentan. Por ejemplo, cuando te encuentras sin apoyos de tu familia, pareja o amigos, o tienes un cansancio excesivo por insomnio, falta de sueño, malestar físico, etc.
En esos casos, cuando te enfrentas a una situación estresante, por pequeña o absurda que ésta pueda ser, el círculo vicioso del estrés está ya haciendo su efecto, y en tu estado, cualquier mínimo problema puede ser la gota que colme el vaso y te haga estallar.

Algunas veces puedes tener claro cuáles son las causas de tu estrés. Pero no siempre sucede así. Los síntomas son múltiples y los avisos que nos da nuestro organismo también (las alertas del estrés), si bien también existen numerosos síntomas ocultos que nos dan señales y nos advierten que algo falla, que no podemos seguir así.
La identificación de las causas del estrés y de las reacciones y respuestas fisiológicas ante los estímulos estresores son la clave para determinar qué hacer al respecto, cómo Recuperar el control.

Identificar claramente las situaciones que te estresan, es un paso importante para ir aprendiendo de tus reacciones. Gracias a nuestro Método, podrás comprobar de manera objetiva, mediante un perfil de estrés completo, cómo reacciona tu organismo en tiempo real ante estímulos de estrés, y así podrás conocerte mejor y empezar a tomar el control sobre tu vida.

2 comentarios en “¿Por qué estalla nuestro estrés?

  1. Necesito me ayuden. Estoy pasando por una situación dificil de stress. Leyendo sus artículo pude identificar el porque se me tapan los oídos. Es una situación sumamente desagradable. Como puedo recuperar el control. Soy profesional graduada en Comercio Internacional. Trabajo en una empresa privada en la cual no estoy a gusto La situación quemas me estresa es que quiero dejar este empleo pero me da pánico quedarme en casa sin hacer nada. La situacion economica en mi pais es ahora muy dificil para encontrar otro empleo o inciar una actividad por mi cuenta. Necesito con urgencia recuperar el control de mi vida

    1. Estimada Nohemy,
      Gracias a nuestra metodología registrada puedes aprender y practicar de manera objetiva, rápida y práctica herramientas que te ayuden a mantener a raya tu estrés y te ayuden a recuperar el control. En España tenemos de momento dos centros pero desconocemos desde dónde nos llamas. Puedes pedir tu cita previa en el 91 770 58 85 o bien realizar un programa online pidiendo información a través de info@nascia.com
      Saludos cordiales y gracias por participar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *