PÉRDIDA DE SUEÑO

¿Por qué a veces nos sentimos cansados, incluso después de un fin de semana en el que hemos aprovechado para recuperar horas de sueño?

Hay una razón biológica por la que uno puede sentirse cansado durante la semana, incluso después de un buen fin de semana de total relax.

Dormir durante el fin de semana es un auténtico placer. Unas “horas extra” en la cama que nos ayudan a recuperar el sueño perdido durante la semana de trabajo, pensamos.

Pero según un reciente estudio, dormir así no nos ayuda a sentirnos más despiertos. No aumentan nuestros niveles de energía. De hecho, tiene el efecto opuesto. Se altera nuestro reloj biológico natural tanto que estas “horas extra” nos hacen sentir aún más cansados de lo normal cuando llega el lunes.

Investigadores de la Universidad de Texas Southwestern Medical Center  encontraron que la “deuda de sueño”, construida durante la semana solo se recupera si nos vamos a la cama ocho horas antes de nuestra hora habitual de levantarnos – y no por ir a la cama más tarde y levantarse más tarde.

El ciclo circadiano, que controla nuestro reloj biológico, puede ser completamente descompensado por un cambio en el patrón de sueño (por ejemplo, salir una noche), lo que hace difícil conciliar el sueño en la noche del domingo y aún más difícil despertar para trabajar al día siguiente. Pueden pasar un par de días para que el equilibrio se restablezca y volvamos a nuestro horario regular de sueño.

“Nadie quiere perderse la oportunidad de las relaciones sociales del viernes y del sábado, por lo que usan las mañanas de sábado y domingo para descansar “, explica el Dr. Gregory Carter, especialista en medicina del sueño, que dirigió el estudio. “De hecho, nos sentimos mejor después de esas horas extras. Sin embargo, se ha retrasado nuestro reloj interno hasta dos horas, por lo que la mañana del lunes resulta desastrosa. Si dormimos más, el sueño se vuelve menos eficiente, pasamos más tiempo de sueño ligero, en lugar de experimentar un sueño reparador “.

Así, se comprueba la razón biológica que explica por qué muchas veces nos sentimos cansados durante la semana, sin importar la cantidad de sueño extra que hayamos tenido el fin de semana. Aunque debemos descansar  hasta nueve horas por noche, el promedio será menos de seis, dando lugar a una falta continuada de sueño y descanso, que por desgracia muchas veces termina derivando en el recurso a las ayudas para dormir, principalmente pastillas  como solución rápida, pero muy perjudicial por sus efectos secundarios, principalmente la dependencia, que hace que a la larga sea peor el remedio que la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *