Inteligencia Emocional en Niños

Hoy en día parece que a lo que más esfuerzo dedican los padres educacionalmente, es a que su hijo estudie mucho, se porte bien y sea responsable. En general, que el niño en un futuro se convierta en una persona adulta de provecho y exitosa.

Sin embargo parece, que a veces, nos olvidamos de lo más importante, el desarrollo de la inteligencia emocional, que el niño se convierta en un adulto empático, comprensivo y capaz de manejar sus propias emociones.

El niño aprende a manejar sus emociones a través de sus padres, son ellos los que se tienen que encargar de que el niño las acepte, las maneje y las sienta. Para ello los padres deben de hablar con los hijos de sus emociones, preguntarles directamente por ellas, fomentar que hable de él mismo y de sus debilidades, que busque soluciones a sus problemas, premiarles, no cuando sacan sobresaliente, sino cuando se hayan esforzado, hayan superado un miedo o se hayan superado a ellos mismos y no se hayan dejado vencer por la dificultad o la frustración, cuando hayan sido comprensivos o empáticos.

Es importante también que los padres muestren sus emociones a los niños, que les digan cómo se sienten. Deben aceptar e interiorizar  que sus padres no son superhéroes y pueden sentir miedo, tristeza y enfadado. Deben aprender que sentir y compartir emociones es normal y sano.

Compartir con ellos experiencias, vivencias e historias diciendo cómo te sentiste, o enseñarles videos de internet que te hayan emocionado y explicárselo, preguntarles qué sienten ellos al verlo o que creen qué sienten sus protagonistas, son algunas de las actividades que se pueden hacer para fomentar esta conciencia emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *