Gemma Sabaté: Mi hijo tiene TDAH.

Tengo dos niños adoptados, uno de ellos diagnosticado con TDAH. Maxim, de 15 años, lleva muchos años sufriendo  por sus dificultades de aprendizaje, inatención e hiperactividad.

Maxim es creativo, tiene facilidad para los idiomas, es ágil en los deportes y su vía de escape es dibujar, pero dice que se siente “especial , “diferente” y que se “ esfuerza mucho aunque no lo parezca”. No obtiene los resultados que a él le gustaría.

La falta de conocimiento en la escuela sobre el TDAH y de recursos, de comprensión por los compañeros de clase, y de educadores en actividades extraescolares ha ido mermando su  autoestima y aumentando sus dificultades de aprendizaje. A lo largo de su crecimiento me fui formando en este tipo de trastorno, aplicando técnicas de Inteligencia Emocional, de coaching y terapias alternativas que le pudieran ayudar a aumentar su seguridad y autoestima y a  integrar hábitos saludables.

Lo más importante para niños diagnosticados con TDAH, en general, es acompañarlos  en la gestión de sus emociones y dotarles de recursos que refuercen sus capacidades y habilidades para que  crezcan  en un entorno  positivo y sano.

Mi objetivo es que los niños con TDAH tengan la oportunidad de superarse, expresar sus talentos, recuperar su autoestima y mejorar su calidad de vida aplicando técnicas objetivas, inocuas y eficaces.

Según la FEAADAH (Federación Española de Asociaciones de Ayuda al déficit de atención y hiperactividad):

  • Se trata de uno de los trastornos más importantes dentro de la Psiquiatría Infanto-Juvenil, constituyendo cerca del 50% de su población clínica.
  • El TDAH es crónico y comienza a revelarse antes de los 7 años. Se estima que más del 80% de los niños continuarán presentando problemas en la adolescencia, y entre el 30-65%, en la edad adulta.
  • En los países en donde se aplican con mayor frecuencia tratamientos para el TDAH, las tasas de prescripción médicas sólo representan entre el 3 y el 7 % de los niños que se cree que padecen este trastorno, e incluso menos del 4% estimado de los adultos que sufren TDAH.

Sabemos que el TDAH es crónico, por lo que de momento no hay cura. Pero sí que existen técnicas inocuas  eficaces que mejoran considerablemente su rendimiento escolar entrenando su concentración y atención. Una de ellas es el Método Edufeedback. Es un sistema educativo integrado de entrenamiento diseñado para el tratamiento de la memoria y el déficit atencional que mide en tiempo real sus ondas cerebrales. De esta manera,  aprende de forma inconsciente a aumentar su atención, memoria y concentración.

Maxim este año ha mejorado sus notas, aumentando su autoestima y confianza en él mismo, entrenando con e Método Edufeedback, la última tecnología QUE AYUDA a muchos niños diagnosticados con TDAH a aumentar su calidad de vida en tan solo  3 meses.

Si deseas más información, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte. Nuestra primera cita es gratuita!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *