Estrés y propósitos de año nuevo, ¿por qué ocurre?

estrés y propósitos de año nuevo

Quién no se ha prometido a sí mismo y a los demás metas para el futuro. El estrés y propósitos de año nuevo están íntimamente ligados por varios motivos, y es uno de los pequeños problemas a los que millones de personas en todo el mundo se enfrentan en las primeras semanas del año que comienza.

¿Qué nos hace establecernos estos objetivos? Quizá sea tradición, quizá sea porque el contador de un nuevo año está a cero y tenemos tiempo por delante para conseguir lo que pretendemos, o tal vez sean los deseos y anhelos de cumplir con promesas que nos hacemos en otros momentos.

Pero es cierto que el estrés y propósitos de año nuevo son compañeros por los siguientes motivos:

  • Nuestro nivel de exigencia ante estas promesas es elevado, y por tanto estamos sometidos a una ‘presión’ autoimpuesta que suele derivar en un estrés innecesario.
  • El tiempo. Queremos cumplir con nuestros propósitos lo antes posible y esto nos lleva a intentar cosas que son difíciles de conseguir en el corto plazo.
  • Los objetivos. Estos, como en otros ámbitos de la vida, deben ser realistas. Gente que quiere dejar de fumar, llevando muchísimos años enganchados al tabaco es complicado que lo dejen de forma radical en unas semanas. O la pérdida de peso, intentando reducir muchos kilos en poco tiempo.
  • El entorno. Si añadimos la exigencia autoimpuesta y las preguntas constantes del entorno, se puede llegar a construir un clima en el que el estrés campe por sus anchas. Lo mejor es intentar evitar el tema y centrarse con paciencia en el objetivo.
  • La frustración. Si no vemos avances, cosa que ocurre siempre en un punto, caer en el desánimo no hace más que incrementar la frustración basada en nuestra propia exigencia.

Como veis, el estrés y propósitos de año nuevo es algo que les resultará conocido a muchas personas. Estableced objetivos realistas, a largo plazo y no desanimaros en el proceso. Es el mejor consejo que poderos daros, pero si queréis más ayuda entrad en:
 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *