El estrés y sus consecuencias físicas

el estres y sus consecuencias fisicas

En esta ocasión vamos a contaros largo y tendido sobre el estrés y sus consecuencias físicas. Es notorio que cualquier cuadro de estrés presenta una serie de particularidades que afectan al plano físico además del emocional pero, ¿cuáles son?

Hemos elaborado una pequeña lista con aquellos problemas físicos más evidentes de acuerdo a los casos analizados durante muchos años de trabajo. Existen distintos tipos en función del grado de estrés en el que se encuentre el paciente, pero vamos a enumerarlos todos independientemente del nivel que presente. Estos son:

  • Problemas respiratorios. El estrés y sus consecuencias físicas tiene en la respiración uno de los principales si no el más afectado. Respiración irregular, costosa y generalmente torácica o clavicular en lugar de diafragmática que es la que se realiza en estados de reposo y calma.
  • Dolor y rigidez muscular. La rigidez muscular obedece a un estado de tensión física evidente y que se hace palpable en los casos de estrés y nerviosismo acentuado. La rigidez muscular puede provocar dolores abdominales, de músculos en articulaciones o temporomandibulares en los casos de bruxismo.
  • Dolores de cabeza. Debido a la tensión que se provoca en el estrés, la circulación y el ritmo cardíaco se aceleran. También aparecen cefaleas asociadas a centros y terminaciones nerviosas.
  • Sudoración. La sudoración es muy habitual en las crisis de ansiedad y en los casos de estrés más agudos. Es una reacción espontánea del cuerpo ante situaciones de mucha tensión y falta de autocontrol.
  • Taquicardias. Como hemos comentado en el punto anterior, el ritmo cardíaco se acelera en los cuadros de estrés de forma habitual. Cambia la tensión y el pulso cardíaco, pudiendo producir taquicardias no controladas en el individuo.

Esto es el estrés y sus consecuencias físicas, las más habituales. Desde nuestros centros tenemos tratamientos orientados a mitigar estos problemas con técnicas de biofeedback avanzadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *