Empoderamiento; ¡El poder de elegir, decidir, hacer!

Empoderamiento

De todas las palabras con significado positivo en español, no recuerdo haber tenido especial antipatía por ninguna de ellas, salvo esta, “empoderamiento”, sin embargo, a medida que he ido trabajando sobre ella y conociéndola más en profundidad, la he ido adoptando en mi vocabulario y ya forma parte de los de los objetivos que ayudo a lograr a las personas con las que trabajo.

A priori, “empoderamiento” me evocaba la búsqueda de poder. Para qué nos vamos a engañar, las situaciones de poder siempre implican que el poderoso no tiene una relación de igualdad con el menos poderoso y aprovecha esta situación para su propio beneficio independientemente y muchas veces, a costa del que no tiene el poder.

En la entrada del blog que ha dado pie al desarrollo de toda la serie de habilidades que os estamos enseñando, No quiero ir al «colegio»: Estrés y Motivación, nos encontrábamos en una situación en la que alguien no se sentía bien en un entorno determinado (escuela, trabajo…) si esa persona pudiera expresar sus opiniones, sus expectativas, comunicarse con asertividad, entender qué les pasa a los otros y el porqué de sus actitudes, opiniones o reacciones, si pudiera, tendría la capacidad de afrontar  esas situaciones negativas y convertirlas en positivas.

Pues de eso se trata, de convertir ese pretérito imperfecto “pudiera”, en presente de indicativo, “puedo” y es que, si asumimos el poder como capacidad de hacer, se convierte en toda una declaración de intenciones. ¿se puede poder? La respuesta es sí, el que quiere puede. ¿Todo? Casi todo, desde luego, sólo si nos creemos que podemos, daremos el paso para intentarlo, paso previo e imprescindible para lograrlo. Lo que no se intenta no se logra.

Así pues, la idea de empoderarse pasa de ser una idea de poder sobre otro para ser una idea de poder sobre uno mismo. ¡Cómo cambia la cosa! ¿no? Ahora ya me gusta la palabra, ahora ya quiero trabajarla conmigo y con aquellos que se hacen pequeños ante alguna situación porque no saben que pueden.

Sólo necesitas un poco de tranquilidad, de análisis y de práctica. Identifica lo que quieres y busca el camino que te llevará a ello sin perder nunca de vista tu objetivo.

¡Querer es poder! ¿Quieres que te ayudemos a empoderarte?

Si te gusta comparte y si quieres más pídenoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *