El Peak performance mejora rendimiento

el peak performance

Existen técnicas como el Peak Performance, basada en biofeedback y neurofeedback, que sirven para mejorar de forma notable el rendimiento físico y mental. Cualquier momento del año es bueno para iniciar una ‘pretemporada’ que prepare mente y cuerpo frente a los objetivos diarios, no sólo el verano.

Y es que el uso de la tecnología permite, con esta técnica, medir distintas variables fisiológicas para poder entrenarlas con el fin de obtener un mejor rendimiento. Algo que los centros Nascia llevamos realizando de forma pionera en los últimos años.

Las aplicaciones del Peak Performance, aunque se asocian al rendimiento deportivo desde un inicio, sirven también para aquellas personas que deseen una mejora en su rendimiento del día a día.

Por ello, mantener el enfoque y la concentración reduciendo el estrés emocional es clave para poder lograr un óptimo rendimiento.

Pero, ¿cómo se lleva a cabo este ‘entrenamiento’? Mediante biofeedback se recibe la información al momento de las principales variables fisiológicas que entran en juego tanto a nivel físico como mental. Se actúa en:

– Función cerebral para mejorar la atención, el control emocional y la relajación.

– Ritmo cardíaco para aumentar el tiempo de reacción y resistencia.

– Respiración para prevenir frente a la hiperventilación y optimizar el ritmo, amplitud y patrón respiratorios.

– Tensión muscular para poder mejorar el movimiento, el ritmo, el timing y la flexibilidad. Previene el exceso de tensión y sus consecuencias.

– Conductancia de la piel para tener conciencia de la reacción emocional y la ansiedad.

– Flujo sanguíneo para acelerar en la recuperación y disminuir las lesiones.

Además, los expertos de Nascia resaltamos la importancia del método a la hora de medir, entrenar y perfeccionar las reacciones de los sistemas cardiovascular, respiratorio y muscular, nervioso autónomo y central, mediante el aumento de la atención mental y el autocontrol emocional en esos momentos que, tanto en el deporte como en la vida, marcan la diferencia.

También a través de sensores biométricos se obtiene la información y mediante una serie de ejercicios se entrena el control físico y mental de las variables antes mencionadas. Un entrenamiento interactivo con resultados medibles y objetivos concretos.

En conclusión es interesante señalar que la mejora en el rendimiento no sólo tiene que ver con el estado físico, sino también con el emocional. Y es ahí donde entrenar la mejora de la atención y concentración colabora en la superación de factores críticos.

El neurofeedback permite obtener información al momento de la actividad cerebral y observar el nivel de concentración. Los videojuegos permiten que la mente interactúe para conseguir los objetivos propuestos. Es una manera de entrenar la atención, la concentración y mejorar el estado general de la memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *