El estrés laboral y el burnout, ¿cómo tratarlo?

El estrés laboral y el burnout, dos conceptos muy unidos y consecuencia uno de otro. El estrés laboral se produce cuando no se es capaz de asumir la carga laboral y el nivel de exigencia, además del mal ambiente en el entorno de trabajo y otras cuestiones que contribuyen como pueden ser los horarios excesivos sin posibilidad de conciliar correctamente.

A partir de ahí, un estrés laboral prolongado que deriva en el burnout que no es otra cosa que el agotamiento físico, emocional que deriva del trabajo y que repercute en la autoestima. A medida que el burnout aparece se va perdiendo interés en el día a día del trabajo, en las tareas, se diluye el sentido de la responsabilidad y, en ocasiones, puede hacer presencia la depresión.

Se podría decir que el estrés laboral y el burnout es la prolongación crónica de una situación de estrés que afecta individualmente a la persona pero que sin duda tiene su repercusión en las organizaciones.

¿Cómo se llega al burnout? De la siguiente manera:

  • Ausencia de equilibrio y conciliación entre vida personal y laboral. Fuerte tendencia a la identificación con el trabajo.
  • Hacer acopio de multitud de funciones y tareas, incluso las que están fuera de su parcela
  • Estar sometido a mucha presión con una exposición mayor al cliente
  • Tener la sensación de ausencia de control sobre el trabajo que se desempeña
  • Tareas monótonas, puesto de trabajo monótono y sin factor sorpresa

El tratamiento del burnout está asociado a la eliminación del estrés y ligado a la mejora de la concentración. Con el biofeedback conseguimos por un lado eliminar los problemas fisiológicos del estrés haciendo recuperar el control y con el neurofeedback tratamos de mejorar la concentración de la persona en las tareas que se llevan a cabo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *