El estrés complica el proceso de alergias primaverales

el estrés

El estrés complica los procesos alérgicos en primavera al 65% de las personas que las padecen según informa Nascia, centros especializados contra el estrés.

Llegar con estrés al momento más álgido para las alergias tiene efectos notables en el organismo, ya que las defensas bajan y se es más propenso a las alergias agudas. Este hecho nos debilita para poder combatir con garantías ciertas adversidades.

Si la respiración es algo que a los alérgicos les cuesta de por sí, el estrés empeora este proceso y lo que es clave para poder mantener el control puede convertirse en un elemento que cause mayores niveles de estrés.

Tal y como indican los expertos de Nasciael nerviosismo y el estrés provoca que el cuerpo esté alerta la mayor parte del tiempo y dificulta al organismo en su combate permanente con el foco causante de alergia, haciéndola más fuerte.

El estrés reiterado y constante puede acelerar, además, los procesos de alergia en los casos de personas que no son alérgicos reconocidos. Conviene recordar que un estado de alerta del organismo puede dejar de lado algunas funciones básicas como puede ser las del sistema inmunitario, que no estará habilitado en ese momento para responder a ataques de agentes externos.

Algunos de los síntomas de las alergias, además de los visibles como los problemas respiratorios o el exceso de mucosidad, son la falta de sueño o  pérdida de apetito. Esto desemboca en un cambio de carácter e irritabilidad en las personas que lo padecen. Todos estos síntomas coinciden también con los que experimentan las personas afectadas por el estrés, potenciándolos de manera importante.

¿Cómo podemos ayudar a combatir el estrés durante un proceso alérgico?

De forma muy sencilla, con técnicas de relajación que permitan descansar al cuerpo.

También es importante intentar dormir al menos 8 horas conciliando el sueño a tiempo y sin desvelos, evitando todo tipo de distracciones como televisión y dispositivos electrónicos como teléfonos, tablets, mp3 o similares.

Hacer ejercicio es importante con el fin de liberar tensiones y energía acumulada que nos produce el estrés y los nervios. Ayuda a despejar la mente y desconectar, además de producir las llamadas hormonas del bienestar muy útiles tanto a nivel físico como emocional.

Otras terapias como el biofeedback van a permitir entrenar de forma consciente técnicas de relajación que se aplican de forma inconsciente en los procesos de estrés.

Y, sin dudarlo, el uso correcto de la alimentación para poder sentirse físicamente bien con los beneficios de las frutas y algunas infusiones que ayudan a encontrar estados de tranquilidad.