¡Desestrésate en 5 minutos!

¿Estresad@? Aquí tienes algunos consejos fáciles (y rápidos) para desestresarte. Y no te preocupes, sólo te quitarán cinco minutos de tu tiempo, así que siéntate, relájate y presta atención…

Muévete: esto es especialmente importante si pasas la mayor parte del día entre cuatro paredes, y más o menos inmóvil en tu mesa ante el ordenador. Aprovecha cualquier momento para dar un pequeño paseo, ya sea al volver a casa o en la hora de la comida, un poco de ejercicio físico y movimiento funciona espectacularmente como medio para reducir tu estrés.

Escucha: la música tiene un altísimo potencial para mejorar nuestro estado de ánimo de manera inmediata. Prueba a escuchar algo de música clásica relajada, o escucha alguna de tus canciones favoritas mientras te tomas un pequeño descanso. Es una manera rápida y efectiva de bloquear tu estrés y relajarte, casi de manera inmediata.

Bebe: ¡¡Y no nos referimos a bebidas alcohólicas!! Tampoco al café o bebidas con alto contenido en cafeína, o incluso bebidas energéticas…No, todo eso puede ser muy tentador cuando estás de bajón, o cuando crees que no puedes con la presión y parece que te puede ayudar a mejorar tu rendimiento, pero en realidad lo que harán será acentuar aún más tus niveles de estrés, y con ellos tu nerviosismo y tu falta de atención y concentración. Mejor bebe agua suficientemente o sustituye tus cafés por te, evitando así los altos niveles de cafeína.

Escribe: cuando el estrés nos ataca, es fácil caer en la negatividad, enfocando o maximizando todo lo negativo y olvidándonos de los positivo. Un sencillo método para relativizar y ver las cosas con perspectiva es hacer una lista de todo aquello que nos parece positivo, nuestros logros, metas, las cosas buenas que nos están pasando (y siempre hay alguna). Compáralas con tus pensamientos negativos y verás que todo tiene solución y que algunos de nuestros problemas no son tan graves cuando los vemos con otro enfoque.

Organízate: Aunque parezca trivial, muchas veces el estado de desorden y caos alrededor nos lleva a bloquearnos, no saber priorizar y organizar mal nuestro tiempo, haciendo que sintamos una presión mayor y por tanto aumente nuestro estrés. Dedicar cinco minutos a ordenar, planificar y organizar puede ayudarnos a conseguir centrar mucho mejor nuestro trabajo, evitando situaciones innecesarias de tensión innecesaria que nos pueden llevar al desbordamiento.

Como ves, unas pautas muy sencillas, casi obvias, pero que no siempre seguimos y que nos pueden ayudar a seguir acumulando más y más estrés y a liberarnos de nuestros agobios. Recuerda que además es esencial seguir ciertos consejos que os hemos ido dando en nuestro blog, siempre insistiendo en la respiración, la relajación, etc. como vías de acceso rápido al bienestar y la calidad de vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *