Consejos para no complicarte y controlar tu estrés

Aprende a respirar con el Método Nascia

¿Te estás estresando? ¡No te compliques! En nuestro día a día, todos estamos sometidos a situaciones que nos resultan más o menos estresantes. La mayoría de ellas, además, son inevitables, por lo que lo único que puedes hacer para no estresarte en exceso es aprender a afrontarlas.

Sigue estos consejos básicos de control de estrés y no te estreses…

Haz tus días menos complicados

• Establece prioridades: No quieras hacer todo a la vez. Dedícate a lo más importantes y aplaza o cancela el reato de cosas según su importancia.
• Cambia hábitos cotidianos: Sal más temprano para evitar el atasco, no vayas de compras los días que hay más colas, etc.
• Aplaza o delega: Si sientes que no podrás cumplir con la fecha límite de un informe o que tienes demasiado trabajo, no esperes hasta el último momento, aplázalo o delega en otros.
• Maneja tu tiempo: Si tienes muchas cosas por hacer, organízalas por horario. Intenta organizarte para hacer tareas similares al mismo tiempo, algo que te ayuda a agilizar tu trabajo.
• Aprende a decir NO.
• Prepárate y planifica: Si ya sabes que viene un momento estresante, no esperes hasta el último momento para decidir qué vas a hacer
• Sé realista: Ponte metas que puedas cumplir

Cuida tu mente y tus emociones

• No te preocupes por problemas que no puedas solucionar.
• Busca el lado positivo: Evita los pensamientos negativos como “yo no puedo con esto” y piensa “¿por qué no voy a poder?”.
• Ríete: La risa libera endorfinas que te ayudan a sentirte mejor y a mantener una actitud positiva.
• Evita a las personas que te molestan o te irritan.
• Mejora tus relaciones: Si tienes un problema con tu jefe, tus compañeros de trabajo o tu pareja, no te quedes callado. Habla con ellos y trata de solucionar el problema o encuentra formas para relajar la relación.
• Exprésate: Habla con alguien de confianza sobre tus sentimientos frente a un problema, te aliviará.

Trátate bien

• Realiza ejercicio moderado con frecuencia, te ayudará a calmar tu ansiedad.

• Come saludablemente y duerme bien. Ambos son importantísimos para que tu cuerpo no esté agotado y pueda enfrentar situaciones de presión.

• Descansa: Reserva unos minutos al día para descansar la mente y el cuerpo, y renovar tu energía.

• Relájate: Cuando sientas el estrés en tu cuerpo, para y relájate por 5 minutos, así podrás recargar energía para continuar o pensar mejor cómo solucionar un problema.

• Aprende algunas técnicas de relajación.

• Desarrolla una afición o “hobbie”.

Poco a poco irás encontrando las formas que más te sirven para controlar tu estrés. Si necesitas Recuperar el control, recuerda que estaremos encantados de conocerte. Puedes pedir tu cita gratuita y sin compromiso y conocer nuestro exclusivo Método en el 91 770 58 85. ¡Actúa! Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *