Tormentas y Migrañas

migrañas y dolores de cabeza

“La primavera que la sangre altera” se ha instalado con todas sus consecuencias, no sólo no terminan de subir las temperaturas, sino que, además, las tormentas propias de esta época del año parece que no se quieren marchar, aumenta la irascibilidad en algunas personas, la dificultad para conciliar el sueño y los que padecen migrañas, tienen esa sensibilidad especial que detecta que mañana o en pocos días habrá tormenta, están que se suben por las paredes, el dolor no les dejará vivir.

Y es que las horas, incluso algunos días antes de la tormenta, el ambiente, impregnado normalmente de diminutas partículas de aire cargadas de electricidad con un equilibrio entre iones positivos y negativos, se vuelve cargada de iones positivos. Esta carga positiva en el ambiente, altera el ánimo, aumenta el nerviosismo, el cansancio, el insomnio y a muchos les trae la migraña.

Sin embargo, la carga eléctrica se convierte en negativa tan pronto como descarga la tormenta, y es que el agua en movimiento cuando choca y la gota se divide, deja la parte más ligera y por tanto, la más cercana a nosotros, cargada negativamente, lo que provoca un el efecto relajante, como ocurre cuando paseas cerca de un lugar donde baten las olas, cerca de una cascada, de una simple fuente dónde corre el agua, o al darte una ducha.

Mientras llega la tormenta necesitamos seguir funcionando, no podemos pararnos hasta que pase la migraña, sin embargo, sólo la idea de que el ataque de migraña va a llegar, hace que nuestro nivel de estrés aumente y con él, aumenta el ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo,  los vasos sanguíneos se estrechan, así se cierra el círculo vicioso y vuelta a empezar, esto empeorará la migraña en cuanto empiece si es que no ha empezado aún.

¿Cómo evitar las migrañas y dolores de cabeza?

Si queremos evitar que la migraña se quede con nosotros hasta que cambie definitivamente el tiempo, haz que llueva, utiliza duchas frecuentes, agua en la cara y cabeza que reducirá la vasoconstricción y aliviará el flujo sanguíneo de la cabeza. Practica ejercicios de relajación muscular en la zona de hombros, cuello, cara y cabeza y sobre todo, respira, toma conciencia de tu respiración, haz respiraciones completas, diafragmáticas, amplias y lentas, con ello conseguirás optimizar tu ritmo cardíaco y poco a poco aprenderás a controlar esas invalidantes crisis de migraña, tal vez ni lleguen en la próxima víspera de tormenta.

Si quieres entrenar y prepararte para la siguiente temporada de tormentas, no dudes en consultarnos sin compromiso. En Nascia nos encantará asesorarte. Recuerda que la primera cita es gratuita. Contacta con nosotros sin compromiso.!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *