Claves para aumentar la productividad laboral

Hoy en día,  debido al gran abanico de herramientas comunicativas,  a la complejidad progresiva del comportamiento del ser humano, a las primordiales necesidades que han ido evolucionando y cambiando a medida que nuestro mundo se ha globalizado, sistematizado y desarrollado, y  por supuesto al ajetreo de un ritmo de vida mucho más caótico y estresante, una comunicación de calidad no es solo importante para aprender e interactuar con otros, si no que según la calidad  de  esta comunicación entre personas, grupos de trabajo y la empresa, así serán los resultados obtenidos.

Cuando una comunicación no es efectiva, no solo afecta al ámbito laboral, se extiende más allá, tiene repercusiones personales, intrapersonales, en el ámbito familiar y la falta de autocontrol, por tanto, afecta a los niveles de estrés y ansiedad, los cuales comienzan a incrementarse a pasos agigantados provocando que el rendimiento, autoestima, motivación y sobre todo la eficacia de la persona disminuya y aumenten las bajas laborales y/o dimisiones.

En 18 años como expatriada, he presenciado como la falta de una comunicación de calidad vertical y horizontal por parte de los directivos y CEO, a conllevado a un clima laboral tóxico y estresante y a originado grandes estampidas de  fantásticos profesionales con grandes conocimientos y habilidades que han decidido renunciar al finalizarse el contrato.

La transparencia en la comunicación aumenta la satisfacción de las personas y en mayor medida en temas relativos a la marcha de la empresa, problemas internos. Pero tenemos que insistir en que lo importante no es que la comunicación genere satisfacción, sino que evite enfermedades profesionales, o consecuencias para la salud, es decir, que evite el estrés.

Y ahora la pregunta es, ¿cómo podemos evitar el estrés laboral y por tanto aumentar la productividad laboral?

Tener equipos de trabajo y sus funciones claramente definidas. No se les puede exigir a los colaboradores que se conozcan y entiendan a la perfección únicamente trabajando. Ofrecerles actividades de recreación periódicamente para desconectarlos del ámbito laboral y permitir que se relajen, integren y conozcan en otros contextos es ideal para lograr este objetivo y reducir su nivel de estrés que pudieran tener.

Desarrollar una fuerte comunicación directa, no solo a través de plataformas virtuales. El trato de tú-a-tú crea una relación más solida entre directivos y trabajadores. Los trabajadores se sienten más valorados y motivados. Esto va a contribuir a una reducción del estrés y a un aumento de la motivación, y por consecuente de la productividad.

Entender y asumir a la diversidad. Hoy en día debido a la globalización trabajamos con profesionales de otras partes del mundo, orígenes, cultura, costumbres, religión, ideas políticas, y por tanto con opiniones diferentes. En este escenario el respeto y la claridad son vitales para tener éxito en los procesos comunicativos de la organización.

Aprender o enseñar herramientas para la resolución de conflictos. Es muy habitual, que debido a las diversidad de opiniones y visiones se creen diferencias entre compañeros. La diversidad de opiniones e ideas es lo que enriquece a una empresa, no lo olvidemos. El problema viene cuando dejamos que esas diferencia escalen y se conviertan en problemas, afectando así a la armonía del grupo de trabajo y al clima laboral.

Los conflictos que se descuidan y no se solucionan a tiempo  pueden terminar convertidos en verdaderos dolores de cabeza, depresión, ansiedad y estrés para los involucrados e incluso para la compañía. La solución en estos casos está en mantener una conversación sincera y respetuosa entre el líder y los implicados para encontrar una solución que los deje a todos satisfechos y devuelva la tranquilidad al grupo.

¿Quieres que te ayudemos?. Pide cita gratuita y sin compromiso en Nascia Huelva.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *