Caligrafía para Mejorar la Atención

A la ya difícil tarea de poner negro sobre blanco se le añade un plus de estrés si, además, debemos hacerlo sin ordenador. La práctica del bolígrafo y el cuaderno cada vez está más en desuso, móviles grabando entrevistas, móviles fotografiando las presentaciones proyectadas en una conferencia, o el portátil sobre la mesa, para que no falte una coma en el acta de una reunión.

Si cada vez te cuesta más concentrarte y recordar los matices de lo que estás escuchando, aprovecha el recurso de la caligrafía (arte de escribir a mano) no como simple práctica de representación de letras ordenadas, limpias y de trazo bello, sino como un ejercicio que de respuesta a un trabajo de memoria, fluidez y velocidad mental.

Si tenemos en cuenta que la escritura manual es algo más lenta que la mecanográfica, nos va a resultar imposible copiar al pie de la letra aquello que necesitaremos recordar o transmitir. Esto nos obliga a desarrollar un mayor nivel de atención. Necesitaremos procesar bien la idea, elaborarla e imaginarla con palabras y frases para posteriormente realizar el ejercicio manual de la escritura, procurado siempre una buena caligrafía para que el ejercicio cumpla su fin principal: “la comunicación”, con uno mismo porque tengamos que volver a leerlo, o con terceros a los que queremos trasladar una idea.

Los trazos empleados pueden ser más largos o más cortos, más gruesos o más finos, y para cada uno necesitaremos emplear una energía determinada. Cuando dibujamos un trazo, realizamos una línea, es decir, un esquema, un dibujo intencionado ejecutado con mayor o menor velocidad, con mayor o menor presión, en una dirección, en un sitio en el plano del papel y con mayor o menor ocupación en ese espacio. Cuando escribimos a mano, sin teclado, sumamos más procesos mentales al simple de decidir qué queremos escribir, en definitiva, estamos entrenando más funciones neurofisiológicas.

Mediante la escritura de trazos realizados coordinadamente, estamos ejercitando la concentración y la atención, elementos indispensables para la memorización, ya que esta tarea requiere que el cerebro coordine el pensamiento y prepare a la mano para poder ejecutarlo.

Como no podrás escribir absolutamente todo lo que escuchas (al ponente de la conferencia, al participante de la reunión, a tu cabeza para escribir un informe, un artículo o el libro de tu vida…) tu cerebro se verá obligado a trabajar para procesar toda la información de la que dispones, la analizará para darle sentido y sintetizarla y posteriormente dará instrucciones a la mano para plasmar el resultado sobre el papel. Si esto mismo lo hacemos con el ordenador, la escritura será más rápida y no será necesaria tal labor de síntesis y de comprensión previa, además, las conexiones neuronales que permiten el trazado no aparecerán al escribir con el teclado.

Cuando escribimos con un teclado, nuestro cerebro trabaja sobre el mapa “universal” de colocación de letras (QWERTY), mientras que, al hacerlo con caligrafía, nuestro cerebro trabaja con unidades de significado completo, es decir, con palabras o frases, para hacerlo de esta manera, es necesario que se activen las áreas cerebrales visual, verbal y gráfica. Esta última no se activará en el caso de escritura con teclado.

Una cuestión práctica y muy importante para que todas las energías se centren en las tareas importantes, es hacer una buena selección de las herramientas de trabajo. No olvides que el lápiz, boli, rotulador o pluma que utilices para escribir será una prolongación de tu cerebro, y puestos a elegir, busca que resulte cómodo y eficaz, que puedas dominarlo físicamente de manera confortable sobre un papel que facilite su deslizamiento.

Si recuperas el hábito de escribir a mano estarás entrenando, cada vez que escribas: atención, concentración y memoria. Y recuerda que, siempre que necesites ayuda para mejorar estas habilidades, puedes contar con nosotros.

Contacta sin compromiso. Te ayudamos a recuperar el control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *