Biofeedback para vencer el miedo a volar

El miedo a volar es uno de los problemas a los que se enfrentan tres de cada diez viajeros antes de iniciar sus respectivos viajes. Según informa Nascia, a raíz de las últimas noticias relacionadas con los accidentes aéreos, las consultas para tratar el estrés y la ansiedad que genera este miedo se han incrementado un 25%.

Aunque la fobia a volar es algo que siempre ha existido y, en algunos casos,  desencadena en situaciones de pánico que son el fiel reflejo del estrés y la ansiedad que se van acumulando y que el afectado no es capaz de controlar ni hacer frente.

El origen de esta fobia no sólo debe achacarse a un hipotético mal de altura. También hay que tener en cuenta factores como la sensación de no tener el control de la situación, que es lo que acelera la ansiedad y nerviosismo en la persona. Todo ello puede desembocar en cuadros de estrés que, en algunos casos, llegan a ser severos.

Para Pablo Muñoz, CEO de Nascia, el miedo a volar “realmente es un problema para muchas personas, especialmente para aquellas a las que les gusta viajar. Lo que perseguimos cuando tratamos a un cliente con miedo a volar es que logre el autocontrol, utilizando técnicas de mejora de concentración que le permitan respirar adecuadamente y así controlar también su ritmo cardíaco. El viajero debe ser dueño de sí mismo y tener la sensación de que todo está controlado”, explica.

Algunos síntomas que reflejan esta situación de ansiedad y estrés pasan por un incremento en la sudoración, problemas para respirar correctamente, un aumento del ritmo cardíaco, rigidez muscular y problemas de concentración.

Aunque el miedo se experimenta con más intensidad a medida que se acerca la fecha del viaje, hay personas que presentan cuadros de ansiedad moderados incluso semanas antes del mismo. Por ello, los tratamientos para controlar este tipo de fobias deben realizarse con tiempo y nunca con poca antelación a viajar.

Pautas y tratamientos

¿Conoces nuestro exclusivo Curso práctico para superar el miedo a volar?

Las recomendaciones para tratar los problemas del miedo pasan por ejercer un control sobre las principales variables fisiológicas que se alteran en situaciones de ansiedad y de estrés.

En Nascia se utilizan técnicas como el biofeedback, donde se reporta del estado de nuestra cadencia respiratoria, pulso y ritmo cardíaco, nivel de atención y rigidez muscular, lo que permite realizar una serie de ejercicios que controlen estas variables.

Es vital el control de la respiración y, para ello, los ejercicios se encaminan a lograr una mayor concentración que permita establecer el ritmo adecuado y que está entre 6 y 10 veces por minuto, dependiendo de la persona. Con ello el ritmo cardíaco se estabilizará y los músculos estarán mejor oxigenados, lo que eliminará la sensación de rigidez en el cuerpo y tensión general.

Para la fobia a volar existen ejercicios interactivos que permiten mejorar la concentración y que utilizan simuladores de vuelo con el fin de lograr una mejor adaptación enfrentándose directamente con el problema. Este tipo de ejercicios aportan una información válida del grado de ansiedad y estrés que sufre cada uno de los clientes que acuden a centros como Nascia.

Finalmente, y tras varias sesiones de tratamiento, el afectado por el miedo a volar es capaz de conseguir el autocontrol necesario que le ayude a vencer las situaciones que le producen estrés y ansiedad, como pensar en su viaje o los momentos previos a embarcar en el avión.

Lee la noticia en los medios:

FRANQUICIASHOY

NOTICIASDESALUD.COM

CONSEJOSDETUFARMACEUTICO.COM

NOTICIAS2d.ES

INFORMARIA.COM

FRANQUICIAME.COM

GLOBEDIA.COM

FRANQUINEWS.ES