Beneficios de cocinar con tus hijos.

Comer es un placer y debes trasladar esta idea a tus hijos. Comer en familia tiene que ser un momento divertido para todos.

1. Planificación: ¿Qué hacemos para cenar esta noche?
2. Organización: Asegúrate de que tienes todos los ingredientes necesarios. Elige una receta fácil. Es importante involucrar a los pequeños en todo, desde a hacer la lista de la compra hasta ayudar en la preparación de la receta.
3. Gestión del Tiempo: Calcula a qué hora queréis cenar y cocina con antelación suficiente para poder disfrutar, sin prisas.
4. Responsabilidades: Especifica las tareas encomendadas a tu hijo, antes de empezar.
5. Paciencia: Deja que tu hijo se manche, que pruebe los ingredientes. Supervisa sus tareas pero no le exijas demasiado. La práctica hará que cada vez sea más cuidadoso.

No olvides que los padres sois los mejores maestros para vuestros hijos.

Aprender en la cocina supone que los niños también aprendan a decidir, a planificar y sobre todo a compartir una actividad en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *