10 Claves para mejorar la comunicación con tus hijos

Mejora la comunicación con tus hijos:

1. Comunícate con ellos: Lo más importante en la relación con el niño es comunicarte con él, da igual la edad o el tema; mantener un buen hilo comunicativo entre los dos es fundamental. Podéis hablar de sentimientos, de temores, de dudas, de amistad, de sexo… una buena comunicación creará un buen vínculo entre padres e hijo.

2. Hay que respetar su personalidad: cada niño es único y diferente. No tenemos porqué educarle para que haga lo mismo que el resto de los niños. Cada uno elige su camino, sus objetivos y propósitos, por lo que no todos los niños deben ser iguales.

3. Escuchar al niño: Muchas veces por la prisas, cortamos al niño, no dejándole tiempo para expresarse, terminando sus frases, o creyendo saber lo que nos va a decir, cuando sin embargo el niño necesita expresarse a su manera. En necesario escucharle y acoger sus sentimientos y lo que nos dice. Déjale hablar, ten paciencia.

4. No gritarles: por desgracia recurrimos al grito más de lo que debiéramos en muchas ocasiones. Los gritos surgen de la frustración de no saber qué hacer con el niño y suelen traer consecuencias negativas. Además luego no puedes decirles “no se grita”, porque los niños aprenden con el ejemplo.

5. Reconocerle sus virtudes o puntos fuertes: parece que muchas veces solo nos fijamos en sus fallos o defectos para intentar corregirlos, y nos olvidamos de alabar lo que hace bien o sus puntos fuertes. El halago es un arma muy fuerte en su educación.

6. No sobreprotegerles: La sobreprotección se produce por el temor de los padres a que le pase cualquier cosa al niño, esto puede llevar al niño a pensar que sus padres no confían en su valía ni en que pueda hacer las cosas solo, mermando así su autoestima. Hay que darle autonomía en su justa medida.

7. Enseñarles a valerse por sí mismos: Los niños tienen una edad para aprender cada cosa, y cuanto antes lo aprendan mejor, sin apresurarse tampoco, claro.

8. Trata a cada hermano de forma diferente, ellos son distintos, edúcales de forma diferente: Es normal que se intenten transmitir los mismos valores a todos los hermanos, y eso es bueno,  pero como se ha apuntado antes, cada niño es distinto, y se debe educar en la individualidad. Un hermano tendrá unos puntos fuertes y otros débiles que habrá que corregir, y en otro hermano habrá otras cuestiones a limar.

9. No compararles: algo a lo que recurrimos constantemente: “Mira tu hermano como…; si fueras como tu primo que…; mira Luis tu amigo lo bien que…” Debemos evitar las comparaciones. Ellos ya saben compararse y usar sus propios modelos, no debemos atormentarles con continuas comparaciones todos los días.

10. No limitarle en cosas sin verdadera importancia: Hay que establecer prioridades sobre lo que quieres enseñar a tu hijo, qué es importante para ti corregirle y en qué se puede levantar más la mano. Darle cierto margen de actuación es muy importante para que tu hijo aprenda, explore y descubra poco a poco sus intereses, capacidades y limitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *